Una vez vistos los problemas que puede presentar un traste y como trabajarlo nos vamos a centrar en el cambio de los mismos y las opciones que se nos pueden presentar.

El tamaño de los trastes.

Según su ancho y su altura hay varios tipos de trastes. Podremos oír hablar de narrow, jumbo, super jumbo, etc. que hacen referencia al tamaño. Si bien lo habitual es poner un traste igual que al que había no es extraño que se quiera cambiar de tipo por varias razones.

 

Trastes Dunlop y su equivalencia en tamaños:

Imagen de equivalencias de un traste de guitarra dunlop

 

 

Quisiera remarcar que un traste más bajo o más estrecho no hace que la acción  sea más baja que en uno más alto y ancho. La altura de cuerdas  es independiente del traste que se haya montado.

Esto suele llevar a error ya  que si solo medimos distancia entre la parte superior del traste y la base de la cuerda nos dará igual el tipo que hayamos puesto.

Si bien no debe hacerla más cómoda sí que hay diferencias de sustain, de digitaciones más fáciles, de tacto, a la hora de hacer slides y bendigs, etc. Así que llegados aquí no deja de ser cuestión de gustos e influirá mucho la técnica que se utilice.

Aunque no lo parezca el traste puede hacer variar el timbre del instrumento.

Si no tenemos una referencia de una guitarra o bajo con trastes de diferente tamaño que nos hayan gustado y queramos cambiar a ese tipo optaría por poner los mismos.

No obstante, si es un instrumento es muy antiguo y de valor, también optaría por ponerlos del mismo tamaño a los que lleva de serie.

 

Forma de los trastes:

Según la parte superior puede ser redondeados (los más habituales), triangulares, asimétricos, etc.

 

Material del traste

 

Níquel: En verdad es una aleación de níquel con alpaca, que a mayor cantidad de alpaca  aumentará su dureza o resistencia al desgaste. Es el más utilizado y proporciona el clásico timbre al que estamos acostumbrados en los instrumentos de cuerda.

 

Bronce: Si bien es inusual casi siempre los he encontrado en varios bajos y guitarras clásicas. Algo más brillante y de duración algo mayor a los anteriores.

 

Material traste de guitarra o bajo

 

Acero: Su resistencia es mucho mayor a los anteriores, pero también su sonido, mucho más brillante, algo más incisivo y  frío. No a todo el mundo gustan, como pasa con las cuerdas de níquel y acero y según el caso los montaría o no ya que la inversión es mayor.

 

Titanio: De resistencia al desgaste como el acero, pero pesa menos que éste. Aún no es muy popular.

 

Antialérgicos: La dureza es similar a los de níquel, solo que hechos de un material que no producen alergia.

 

Si se va a dar un uso moderado al instrumento, los trastes llevan puestos 30 años o directamente no nos gusta el sonido del acero optaría por níquel.

Sin en embargo, salvo que no nos guste nada el sonido del acero y cada dos años tenga que cambiar de trastes si optaría por los de acero.

Trastes recién puestos

 

Share This