Ya familiarizados con lo que es un traste y qué problemas pueden presentar continúo hablando sobre cómo trabajarlos.

¿Qué trabajos se pueden realizar en los trastes?

Consiste, resumiendo, en hacer que todos los trastes estén exactamente a la misma altura. Cualquier desviación, por mínima que pueda parecer, hará que la acción no se pueda dejar muy baja o incluso que aparezcan trasteos.

En mi opinión, el nivelado de los trastes es el punto más importante y, como digo siempre a mis clientes, si después de hacerlo no se pueden dejar las cuerdas muy bajitas es que el trabajo no está bien hecho (construido).

Son muchos los casos en los que el instrumento es económico y necesita un nivelado de trastes, pero son los clientes quienes deciden si hacerlo o no. Ante esta situación mi respuesta siempre es la misma: un buen nivelado de trastes hace que las cuerdas puedan quedar muy bajas (independiente de su calidad o precio). Y esta es la clave para que la guitarra o bajo pase de ser intocable a muy cómoda/o.

Hago hincapié en este punto ya que es un factor importante a la hora de decidirnos por comprar alguna guitarra o bajo muy barato de los que se venden que, por lo general, suelen necesitar un buen nivelado de trastes.

También hay que tener en cuenta, no dejar pasar mucho tiempo sin nivelar los trastes cuando aparecen surcos y si estos se hacen muy profundos, no se podrían nivelar y directamente habría que cambiarlos. De esta forma, no solo no habríamos dejado al traste llegar hasta el final de su vida sino que sale más caro económicamente hablando.

 

 

  • Es el siguiente paso obligatorio después del nivelado. Una vez que los trastes se han nivelado estos quedan planos y hay que hacer que vuelvan a recuperar su forma redonda, lo que se llama coronar.

Este paso es obligatorio ya que una cuerda sobre un traste plano no solo produce un cerdeo característico sino que variará la entonación. La cuerda debe apoyar solo sobre un mínimo punto en la parte superior y central del trate.

 

 

-Pulido. Una vez coronado este paso también es obligatorio. El pulido es hacer que el traste quede como un espejo no solo por estética sino para que las cuerdas deslicen perfectamente por ellos.

 

  • Cambio de trastes. Este paso es la consecuencia de haber realizado uno o más nivelados anteriores en los trastes.

Llega un punto en el que el desgaste es tal que el traste no podría ser coronado, por lo que directamente pasaríamos a cambiarlo.

 

 

Pulido o limado de los laterales. El traste no debe cortar al pasar la mano por el canto del diapasón. No solo resulta molesto sino que te puedes acabar haciendo daño como en el caso de la foto:

 

Share This